Discurso de Graduación de grado 2019 de la Rectora de la UNAE, Dra. Nadia Czeraniuk

 

 Señoras y señores, muy buenos días. Quiero saludar muy especialmente a las familias, amigos, invitados especiales.

A nuestros egresados y egresadas, los protagonistas de esta ceremonia. A los profesores, autoridades de nuestra casa de estudios. Bienvenidos todos.

Hoy es el 14 de diciembre del año 2019. No es un día cualquiera. La mayoría de nuestros días no quedan grabados en la memoria. Es imposible recordar las horas y sucesos de cada jornada que transitamos a lo largo de la vida, algunas atrapadas por la rutina mecánica de la cual es difícil abstraerse.

Pero hoy, sábado 14 de diciembre de 2019 es un día que no será olvidado…

El sueño, el anhelo de ser parte de este acto, nació hace muchos años en el seno de sus familias. Sus padres, incluso dentro del vientre, anhelaron para cada uno de ustedes una gran vida, se imaginaron sus logros, qué serían en el mundo… estuvieron dibujados en sus mentes cuando los iban criando, siempre pensando o trabajando para que el niño, la niña, pueda realizarse, destacarse y encontrar su lugar pleno en la vida.

Por eso este día no será olvidado. La ceremonia de graduación es un pasaje ritual, un programa que para el espectador ajeno hasta puede resultar aburrido. Pero para ustedes queridos egresados, para ustedes querida familia y para nosotros, es un acto esperado y simbólico.

Hoy, al vestir al toga y mirarse al espejo, estoy segura que se vieron bien, mejores y bellos. No existe maquillaje, ni peinado ni moda que pueda compararse con el rostro de quien lo ha logrado, con quien porta la cara de “lo logré”.

Nosotros, sus profesores, sus guías, nos alegramos con ustedes. Cada título es una historia particular, cada título contiene los recuerdos, las huellas, incluso las cicatrices de lo que les tocó vivir.

Para los que han venido del interior, sus títulos cuentan historias de techa ga´u, (extrañar, e guaraní) de desarraigo, de dejar la casa, los padres los amigos y venir a convivir con extraños… Es duro, lo sé, porque lo he vivido.

Están los que viajaron horas y horas todos los días. Entre el hambre y el sueño, después de una larga jornada laboral. Los que dejaron a sus hijos al cuidado de otros, viniendo a la universidad pensando en ellos, y estudiando por ellos. Porque créanme no existe regalo más grande para nuestros hijos, ni ejemplo más perfecto que vernos en el esfuerzo cotidiano de salir adelante y en la conquista, el logro de nuestras metas.

Están los hijos… aquellos que cumplirán el sueño de una familia, de traer un título universitario a casa, que en muchos casos es el primero de toda la generación. Aquellos cuyos padres los esperaron cada noche, con la cena, con los mimos, ¿con el cómo te fue hoy?

Están los estudiantes becados, aquellos que tuvieron una oportunidad y la aprovecharon con creces. Sacando lo mejor de cada experiencia y poniendo su energía en conservar la beca, los beneficios. Tanto de nuestra institución como de los entes que apoyan a los jóvenes, la Gobernación, Yacyretá, Itaipú, Municipalidades y otros.

Y están los que llegaron solos, los resilientes, que no teniendo apoyo de nadie obedecieron a sus deseos de superación y decidieron reescribir una nueva historia para sus vidas, venciendo sus propios miedos, se aferraron a la esperanza y hoy están aquí.

Para muchos no ha sido fácil. También hay historias de renuncias. De haber sabido priorizar los estudios, los libros, de ajustar cuentas y presupuestos para llegar a fin de mes entre las obligaciones, las necesidades y deseos.

Y también están las historias de los que pudiendo quedarse en su zona de confort eligieron cultivarse, mejorar, crecer… Nuestra próxima oradora, Mirta Lébedich, es un ejemplo como la mayoría de ustedes. Maestra de grado, destacada por su gestión en la comunidad. No se conformó con la seguridad de un trabajo en la función pública, se inscribió en la carrera de Psicopedagogía donde fue protagonista de proyectos de extensión e investigación, estudiando a la par de trabajar con chicos todo el día, trasladándose varios kilómetros, motivada por su interés en los niños con dificultades de aprendizaje. Mirta, ojalá todas las maestras y maestros de Paraguay fueran como vos!!

Y hay historias inconclusas…de otros que también soñaron, pero no pudieron vencer los obstáculos y hoy no están aquí. Ustedes sí están. ¡Y esta presencia puede llamarse valentía, trabajo, esfuerzo, oportunidad, inteligencia, perseverancia e incluso suerte!

No voy a motivarles con frases de autoayuda. No hablaré de su superación, de sus noches de estudio, de sus compromisos sacrificados, de la desesperación de un recursante. Todo eso es parte del proceso que requiere este sistema educativo, o cualquier transformación de un ser humano a uno mejor. Lo que han hecho es una consecuencia lógica, se han esforzado, y lo han logrado.

Y eso me llena de orgullo. Honor al compromiso, confianza en la formación académica pese que en el país muchas veces quiere mostrarte que en la honestidad no está el camino.

No quiero hablar de sus trayectos, quiero hablar del futuro. Miren desde el lugar predilecto en el que se encuentran. Lo que han cosechado estos años no puede pagarse ni con matrículas ni aranceles. Honren su lugar por los demás.

Comprendan que esta balanza de la realidad no es igual que las otras, para lograr equilibrarla uno no necesita bajar, sino alzar a los demás.Como dice Staples, no se trata de cortar selvas, sino de regar desiertos. Este proceso de descubrir quiénes somos, dónde estamos y lo que podemos hacer puede ser doloroso, pero es increíble la sensación de la certeza de que estamos haciendo lo correcto.

La realidad es ambigua y el sol brilla, pero no igual para todos. El sol que los ha alumbrado ha sido bondadoso, aunque pudieran pensar que sus penurias les han mancillado el camino, se han despertado cada día con un privilegio que no todos los compatriotas pudieron acceder, o mantener, ni siquiera sus compañeros que han arrancado con ustedes, pero hoy no están al lado.

¡Ustedes están, y lo celebramos!!

Nosotros, la Universidad Autónoma de Encarnación, hemos trabajado siempre para inspirarlos. Nuestra Misión y Visión habla de formar a los mejores profesionales con capacidades y habilidades, para gestionar los cambios favorables en las organizaciones, en la comunidad y el país.

No es solo una declaración elegante. Hemos trabajado en muchos frentes para ofrecerles un rico proceso formativo, un espacio de calidad en todos los órdenes. Desde nuestra creación prometimos Ser la mejor Universidad del país. Ser mejores es un trabajo continuo, la calidad para nosotros es un proceso de todos los días. Hoy somos la universidad más joven con más carreras acreditadas en el país, con el 100% de carreras acreditables, acreditadas. Hoy egresan nuevos abogados de la carrera de Derecho, acreditada desde su primera promoción de estudiantes, así como Análisis de Sistemas informáticos.

A nivel Internacional en el prestigioso Ranking Web de Universidades, una agencia española independiente, nos posiciona en el 2019, como la 2da mejor universidad de Paraguay, solo después de la UNA de Asunción.

Nuestros programas, en constante evaluación y mejora se nutren no solo de teoría sino de experiencias, prácticas y pasantías, proyectos de extensión e investigación que promueven una formación integral, humanista, comprometida con la sociedad, con las personas que la componen.

Prueba de ello son los Consultorios de atención gratuita. El consultorio jurídico experimenta un crecimiento habiendo tenido récord de atención en este año, tanto el que funciona en nuestra sede como en barrio Pacú Cúa. Los servicios de orientación vocacional de la carrera de Psicopedagogía han realizados muchísimas atenciones, incluso a estudiantes de lejanos distritos de Itapúa.

En todas las carreras se realizan pasantías, en el caso de Trabajo Social, Diseño Gráfico, Diseño de Modas y Análisis de Sistemas, son además un requisito para la doble titulación que les es otorgada.

Los licenciados en Educación en Educación Física y Educación Inicial ya cuentan con su primer título de Profesor. El Instituto Superior de Educación Divina Esperanza, del Complejo UNAE, es la única institución en Itapúa que ofrece un moderno programa articulado de profesorado y licenciatura, que permite ahorrar tiempo y dinero a los profesionales y mejorar su perfil laboral para los concursos.

Congresos internacionales con especialistas renombrados de distintos puntos del mundo, seminarios, conferencias, actividades culturales semanales, y un conjunto de estrategias para construir ese profesional egresado de la UNAE, en cualquiera de las carreras, que pueda impresionar a donde vaya por sus actitudes, iniciativa, tarea en equipo y sobre todo la voluntad y disposición al trabajo. Valores que se aprecian y que hoy son prioritarios. Buscamos que resulten buenas personas y buenos profesionales, en ese orden. Sensibles con su realidad. Este año hemos dedicado muchas actividades, proyectos y trabajos a visibilizar a los hermanos indígenas. Talvez la celebración del Año Internacional de la Lenguas indígenas sea solo una excusa para detenernos a pensar en ellos, a conmovernos con su realidad, a no acostumbrarnos a verlos en los semáforos, a recordar que son los dueños originarios de estas tierras. Muchas cosas pueden cambiar cuando no elegimos el silencio cómplice y nos molestamos con las injusticias.

Para esta formación que pretendemos completa, para que puedan resaltar y destacarse, así como también superar las debilidades de procesos educativos anteriores pobres y hasta muy pobres, proponemos espacios extracurriculares de formación, que funcionan con regularidad, de los cuales participan los estudiantes voluntaria y gratuitamente, como la Escuela de Teatro, Ballet, Orquesta, Robótica, Lectura, Ajedrez…

La Internacionalización, esta oportunidad, que hoy por hoy es un derecho y casi una obligación, de salir al mundo, de ver cómo funcionan otras culturas, otras empresas, que tanto amplía nuestra visión, nuestras ideas. Trabajamos duro para generar espacios, desde el año 2014 nuestros estudiantes han estado viajando a Estados Unidos, Portugal, España, Brasil, Bolivia y Chile. Todos los semestres sumamos estudiantes del extranjero que vienen a nuestras aulas a compartir sus conocimientos y cultura con nuestros chicos.

Varios de los estudiantes que hoy se gradúan han hecho un semestre en el exterior:

- Denis Montiel - Derecho – en la UNIS de Minas Gerais, Brasil
- Giannina Flores - Psicopedagogía - Minas Gerais, Brasil
- Tania Sotelo - Diseño Gráfico - IP Santarén, Portugal
- Pablo Villalba - Diseño Gráfico - IP Santarén, Portugal
- Yvana Dalista - Diseño de Modas - Fortaleza, Brasil
- Melissa Galeano - Diseño de Modas - Fortaleza, Brasil

Hace solo días ampliamos nuestros convenios para la movilidad con la Universidad más grande de América, la UNAM de México, y así vamos sumando lugares donde nos ganamos la confianza en la UNAE y Paraguay.

Desde el año 2000, en que nacimos como el Instituto de Formación Docente Divina Esperanza, hemos crecido y nos hemos fortalecido día a día. Este año 2019 inició con la inauguración de nuestra casa propia en Ciudad del Este, sede legalmente habilitada por el Consejo Nacional de Educación Superior CONES, junto a 7 programas de posgrado.

Nuestra sede Colonias Unidas de Hohenau, también inauguró mejoras de ampliación y cambio de fachada, en marzo pasado.

En nuestra sede central Encarnación, el 14 de febrero, se habilitó el nuevo edificio de la Facultad de Ciencias de la Salud, con 2 laboratorios, sala de Anatomía y prácticas que aloja a las nuevas carreras de Veterinaria y Farmacia, sumadas a la carrera de Arquitectura, también habilitada desde el 2019.

Hace un mes, inaguramos nuestro espacio deportivo UNAE Sport, una cancha con tamaño reglamentario de Basketball, vestidores, duchas sexadas, y estacionamiento en subsuelo. Que además unifica nuestros edificios en un todo, UNAE - ISEDE.

Muchos de ustedes y sus compañeros ya gozan de los beneficios por las noches, cuando después de clases se quedan a disputar partidos de futbol o handball. Hace unos días se han iniciado las obras donde estará alojado el Gimnasio contiguo a la cancha, especialmente para optimizar la formación de los Profesionales de la Educación Física, aunque abierto a todos los estudiantes y docentes.

Nuestros estudiantes hoy pueden disfrutar y desplazarse por todas las áreas y servicios en más de 5.000 m2 de terrero y 13.000 m2 de construcción entre salas de clase, 2 bibliotecas, 3 laboratorios químicos, 3 laboratorios de informática, enfermería, sala de negocios, salas de diseño, decanatos, oficinas de servicio y otros.

No los quiero abrumar con estadísticas, números y metros, solo contarles finalmente que este crecimiento no se traslada en una variación en los aranceles. Permítanme anunciarles que dadas las condiciones económicas del país, en el 2020 no tendremos aumento de precios en los distintos programas del Complejo UNAE.

¡Ya lo habrán escuchado, todo recién empieza! Este primer título es grandioso, pero no suficiente. Aprendan a disfrutar de estudiar, de aprender, de actualizarse, porque es el único camino que nos queda. Aprendan otras cosas, estudien idiomas, traten de viajar, muévanse de trabajo, emprendan, arriesguen, equivóquense…pero no se queden quietos. ¡No paren!

El tiempo es corto y pasa inexorablemente. No hay permiso para pausas, ni desánimos. Ustedes ya saben que son imparables, que pueden. Esto quizás suene a presión y les pido disculpas si así lo sienten… Es cierto que nuestra generación tiene demasiadas expectativas en ustedes.

No tengan miedo… El mayor privilegio, la mayor libertad es no tener miedo a equivocarse.

Perdón si me excedí, estoy terminando. Me quedan miles de mensajes, miles de palabras, los vamos a extrañar mucho y vamos a estar pensando en ustedes, rogando que todo vaya bien. Ojalá también nos recuerden y sepan que siempre pueden volver a casa, a la UNAE, la que será por siempre su hogar.

Al despedirnos, solo me queda decirles que siempre traten de ser mejores, éticos en sus conductas. Traten de ser más amables, compasivos, solidarios, honren a sus padres y nunca olviden sus orígenes, sus historias, sus vecinos, sus amigos de siempre, esos que no podrán vestir la toga.

En breve van a escuchar sus nombres y será desde ahora su canción favorita. Recibirán sus títulos, que en el 90% de los casos son los auténticos, registrados y legalizados por el Ministerio de Educación y Ciencias (por favor cuídenlos muy bien).

Y cuando termine, salgan, busquen a sus seres queridos y tómenlos de la mano, abrácenlos, no mezquinen los abrazos. Sáquense miles de fotos. Expresen lo que sienten, lloren, besen agradezcan. Los abrazos lo dicen casi todo…

Querido egresado y egresada, al despedirnos:

Sólo te pido…

Que el dolor no te sea indiferente

Que la reseca muerte no te encuentre

Vacío y solo sin haber hecho lo suficiente

Sólo le pido a Dios…

Que lo injusto no te sea indiferente…

Que el engaño no te sea indiferente…

Que el futuro no te sea indiferente….

(León Gieco)

¡Hasta pronto!