Luis Szaran dirigirá concierto SONIDOS DE PARAQVARIA

El maestro y Doctor Honoris Causa por nuestra casa, Luis Szaran, dirigirá el concierto “SONIDOS DE PARAQVARIA, Universo Musical de las Reducciones Jesuíticas de América del Sur” el día jueves 27 de septiembre a las 19:00 en el Auditorio de la UNAE.

El mismo será con acceso libre y gratuito, aunque previamente se deberá retirar las entradas de la recepción de la universidad.




PROGRAMA

• Sonata da Chiesa Corelliana I (Chiquitos)
         
Grave – Allegro – Adagio – Presto

Anónimo
Señor mío Jesucristo              Canto de Estacioneros
Regina Coeli Anónimo
Alma Redemptoris Mater      
  • Martin Schmid (1694 – 1772)
Fidelis Servus – Dixit Dominus Domenico Zipoli (1688 – 1726)
Sonata da Chiesa Corelliana II (Chiquitos)
   Grave – Allegro – Allegro - Presto
 
 
Salve Regina  Martin Schmid
Chapie Zuichupa (Pequeño Tedeum Chiquitano) Domenico Zipoli
Letania Lauretana       Domenico Zipoli
En el día del Viernes Santo    Canto de Estacioneros

 

 

Sonidos de PARAQVARIA es un centro de documentación, estudio y difusión del repertorio musical de las reducciones jesuíticas de los siglos XVII y XVIII. El proyecto encabeza el conjunto vocal e instrumental integrado por 6 voces y 9 instrumentistas bajo la dirección de Luis Szaran. Contempla además la edición de partituras, libros y grabaciones. Si bien ya en el año 2017 se conformó un grupo especial para la grabación del primer CD Jungle Baroque “Music from a Golden Era” producido en Alemania por Klanlogo y distribuido en el mundo entero por NAXOS, complementándose con una gira por 18 ciudades de Suiza, Italia, Alemania, Austria y Hungría, en esta ocasión se presenta el nuevo ensamble.

En esta primera etapa Sonidos de PARQVARIA cuenta con los auspicios de JESUITEN WELWEIT, procuradurías jesuíticas de Alemania y Suiza bajo la coordinación artística de Gisela von Thümen.

Integrantes: Voces: Giselle Dietze, Janet Armoa, Yemina Cazal, Gabriela Arias, Aníbal Rodríguez, Héctor Silva

Instrumentistas: Gustavo Barrientos, Jeannette Bogado, Rodolfo Britos, María Eugenia Benítez (violines), Héctor Rodríguez (cello), Mauro Figueredo (bajo), Miguel Santacruz (Clave). Coordinación de producción: Ian Szaran

Enlaces de Interés:

Facebook de Sonidos de PARAQVARIA:
https://www.facebook.com/pages/category/Musician-Band/Sonidos-de-PARAQVARIA-1917300511646530/


Web oficial de Luis Szaran:
http://www.luisszaran.org/?lang=en

Concierto de presentación oficial de “Sonidos de Paraqvaria”
https://www.ip.gov.py/ip/concierto-de-presentacion-oficial-de-sonidos-de-paraqvaria/

Música hasta el Cielo
https://www.pressreader.com/paraguay/abc-color/20180612/281509341890413

Luis Szarán fue Investido como Doctor Honoris Causa de la UNAE
http://www.unae.edu.py/tv/index.php?option=com_content&view=article&id=1582:luis-szaran-fue-investido-como-doctor-honoris-causa-de-la-unae&catid=35:right-now&Itemid=583

FLORILEGIUM MUSICUM

Reducciones Jesuíticas de América del Sur (Siglos XVII y XVIII)

“Esos niños indígenas son decididos músicos; día tras día alaban al Dios Creador en la Santa Misa tocando y cantando. Puedo decir que, para vuestra gran sorpresa, podrían presentarse con su música en cada pueblo y en cada iglesia”. (Martin Schmid SJ 1744)

La música de las Reducciones Jesuíticas se centró en su función de culto, para desfiles y festivales. Era siempre música para el instante, no para la eternidad. Piezas virtuosas para salas de concierto o representaciones cortesanas estaban naturalmente ausentes del repertorio. Las composiciones son ajustadas más bien de un modo pragmático a las condiciones técnicas (y a las de la ocupación). En compensación —especialmente en comparación con Europa— la alta calidad era considerada como prueba de una culturización bien lograda y, en general, del éxito de las Reducciones.

El tono es, sin duda, el del barroco italiano, por lo tanto, y en cierto modo, una variante musicalmente alegre. En ello está el nombre de Domenico Zipoli (1688–1726), quien luego de una temprana carrera musical en Roma (había sido organista en la Chiesa del Gesu y surgió en ese tiempo también como compositor) entró a la orden Jesuita con el anhelo de ir como músico a las Reducciones de América del Sur.

Representaciones de frescos con maracas dan una idea de que muy pronto debió haber habido una adaptación específica indígena a la manera de hacer música —así como el arpa pudo desarrollarse de material de importación europeo a instrumento nacional del Paraguay—. Cualquier otra cosa hubiese sido sorprendente: El haber tomado en serio las especificidades culturales ajenas era la directriz de la misión jesuítica y uno de los secretos de su éxito. La dirección de una reducción estaba en manos de dos clérigos: Sólo por ello hubiese sido imposible para ellos hacer cumplir decisiones en contra de la voluntad de los residentes.

A lo largo de los siglos no se han perdido las composiciones, sino que han sido recogidas y copiadas una y otra vez. Los manuscritos no eran conservables en la atmósfera húmeda. Por supuesto, la calidad disminuye notoriamente; en ocasiones, las copias provienen de personas que evidentemente no sabían leer notas musicales. En la década de 1970 el arquitecto restaurador Hans Roth, encontró en las reducciones de Bolivia miles de páginas que estaban protegidas por los músicos indígenas. Hoy todo un patrimonio de la humanidad que nos permite conocer el esplendor musical del barroco misional. Su descubrimiento fue el inicio de un asombroso renacimiento de esta música. Precisamente orquestas jóvenes entendieron la música de las Reducciones no sólo como una rareza histórica, sino como un fragmento sonoro de su propio pasado y de su identidad. Las ediciones de Luís Szarán y Piotr Nawrot SVD contribuyeron significativamente a ello. El estímulo hacia y la necesidad para con este compromiso es resumido por Luís Szarán: “La música experimenta en las Reducciones un siglo brillante de florecimiento con orquestas y coros de los nativos, que habían sido formados por los jesuitas. La música despertó la admiración de viajeros y cronistas. Sobre todo, la integración del lenguaje del barroco musical vive todavía hoy en las canciones de la religiosidad popular y en el folclore de toda la región. Los giros armónicos, las melodías y las formas derivan de ese tiempo y se presentan con su propio rostro”.

(Matthias Dumpf. Comentarios al CD Jungle Baroque. Music from a Golden Era. Sonidos de Paraqvaria)

https://scontent.fasu2-1.fna.fbcdn.net/v/t1.0-9/41662413_2405027376190772_8061355969063419904_n.jpg?_nc_cat=0&oh=0202e0da8d26443389dc7fa8d1cb41b1&oe=5C186EC8